He escrito en otros sitios

Los carriles de la ira

En en bici por madrid el 5 de febrero de 2012

Un día del pasado otoño. Esa noche había llovido copiosamente y aunque luego amaneció despejado, a primeras horas las calles se presentaban muy húmedas, encharcadas en algunos puntos.

Como todas las mañanas me dirigía pedaleando al trabajo. En el trayecto de poco más de siete kilómetros, voy por carriles-bici cuando los hay, y por la calzada el resto del tiempo. Rodaba por el Anillo Verde Ciclista cuando me encontré con un tramo muy húmedo, completamente cubierto de hojas, cuesta abajo y en curva. Era el cruce con la Avenida de Herrara Oria y por lo tanto iba muy despacio, sin embargo mi bici se volvió incontrolable patinado sobre las hojas húmedas, y me fui al suelo. Ese tramo de carril, acera-bici más bien, en determinadas condiciones meteorológicas es realmente peligroso, ahora siempre que lo veo mojado extremo mis precauciones. Tuve que parar cinco minutos hasta que se me pasó mínimamente el dolor de las contusiones y reanudé mi trayecto. Me quedó una tendinitis en el pulgar derecho durante los dos meses siguientes. Una faena pues es el dedo que más se usa para cambiar de marchas.

Este invierno nos ha traído unos primeros días de febrero realmente gélidos. En mi barrio del Norte de Madrid las mañanas están un par de grados por debajo de cero. El primer día del mes estuvo lloviendo hasta bien entrada la noche, así que a la mañana siguiente en la calle, dondequiera que hubiese agua, ésta aparecía congelada.

El frío por sí solo no me hace dejar la bici en casa, así que me fui al trabajo de la manera habitual. Llegaba al mencionado tramo peligroso descubriendo que aparecía cubierto de escarcha, el color rojo del carril-bici ahora se veía blanquecino y estaba a menos de 500m del lugar donde visité el suelo el pasado otoño. Dejé una solitaria rodada de unos 170m sobre la escarcha y decidí salir a la calzada, pues el paso de los coches ya se había encargado de machacar cualquier rastro de hielo.

El tráfico motorizado por allí y a esa hora, quizá lo calificaría de medio, unos diez o quince coches por minuto en cada sentido, que más o menos son los que se ponen en fila a la espera del semáforo verde. Accedí a la calzada de la Calle Arroyofresno con total educación, después de dejar pasar varios coches en cada sentido y asegurándome de no alterar el ánimo de cualquier conductor que se aproximase.

Circulo 200m por la calzada y me detengo detrás de una fila de unos seis o siete automóviles que esperaban ante el semáforo. Instantes después noto que un coche se sitúa detrás de mí y toca el claxon, "pi, pi..." no hago caso e insiste, "pi, pi...", ahora sí, me vuelvo y veo a una conductora en su todoterreno, enfadada, diciendo algo que lógicamente no alcanzaba a oír pues no bajó la ventanilla, y haciéndome señas para que dejase libre "su" carril-coche y me fuese a "mi" carril-bici cubierto de escarcha. Yo también supongo que por empatía visiblemente enfadado, le hice señas igualmente reclamando mi derecho a ir por la calzada, es más inmediatamente me puse en el centro del carril, como dice la normativa municipal.

El semáforo se pone en verde, los coches que tenía delante se ponen en marcha y yo acelero. Lo hago con fuerza como siempre, con la fuerza que me da hacer habitualmente deporte de alta montaña con la bicicleta de MTB. Los coches que cruzan Herrera Oria no aceleran deprisa pues en 180m nos espera otro semáforo en rojo. En esas condiciones no dejé mucho espacio libre con el coche que me precede, no más ni menos del que puedan dejar dos coches entre sí. Sin embargo la conductora enfadada intenta hacerme un paralelo, y yo arriesgando la piel sitúo mi pequeña bici plegable aún más a la izquierda impidiéndola el paso. Esperamos el segundo semáforo, giramos a la izquierda por la Calle Cantalejo, donde ya no existe carril alguno y por fin me adelanta rápidamente. Adiós. En otra ocasión, hace ya mucho tiempo, quizá más de una año, una conductora me increpó en esta misma Calle Cantalejo para que circulase por la acera, ¿sería la misma?

Más de medio siglo acumulando años me han vuelto sosegado en todos mis actos y suelo mantener la calma bastante más tiempo que mucha gente que conozco, sin embargo el propósito de esa conductora me hizo "hervir la sangre" allí mismo, algo que creo excepcional en mi actual carácter y de lo que me arrepiento. Hubiera sido perfecto que le explicase los derechos y deberes legales que nos atañen a cada uno, con respecto a los vehículos que conducimos.

BikerTB

Enlace al artículo original | Hardcopy alternativo

erTumba - in memoriam

En MTB Leganés el 28 de septiembre de 2011

He leído la sugerencia de que alguien cuente la historia del homenaje a Óscar Menéndez "erTumba", para los lectores de esta red social. Bueno, con toda seguridad yo no soy el más indicado para hablar de su persona, pues solo le conocía vagamente de las veces que casualmente, hemos coincidido en las rutas de su grupo Rutas Pitufas. Así que vaya por delante que por mi no hay ningún inconveniente, si alguien desea hacer alguna enmienda parcial o a la totalidad de éstos párrafos.

Creo que únicamente coincidí con Óscar en un par de rutas, a pesar de esto recuerdo con absoluta precisión cuando fue la última vez, ocasión en la que además puse cara a su nick. Fue en la ruta de las laderas de San Pedro del pasado abril, exactamente en estas coordenadas N40.69726 W3.71344, a las 11:30:06h del 3 de abril de 2011 :-O

Esa precisión tiene truco. Fijarse en Óscar era sencillo e inevitable, pues llevaba una pequeña trompetilla de aire comprimido que hacía sonar estruendosamente de vez en cuando, además en la trasera de su culotte llevaba vistosamente rotulado "erTumba". Los otros datos mencionados proceden de mi GPS y de mi memoria. Me pregunto cuál era el propósito de tan singular y sonoro sistema de llamar la atención, quizá fuese la forma más barata, ligera y eficaz de comunicarse con todo un grupo en muchas ocasiones disperso.

Poco más sé de Óscar, tan solo que era un deportista nato, corría, montaba en bici MTB y le gustaba la montaña. Y precisamente fue allí en ella, concretamente en Pirineos, donde un día de este pasado verano, perdió la vida en un desdichado accidente que conmocionó entre otros, a su comunidad biker e impresionó a los que de alguna manera le habíamos conocido.

Óscar tuvo su homenaje póstumo el pasado 17 de julio de 2011, en la ruta al Puerto de Malagón y Embalse de La Aceña. Allí, en el Puerto de Abantos, se hizo un minuto de silencio y se colgó un cartel labrado con la palabra "OSCAR" debajo del que indica "ABANTOS". Una pequeña reseña al acto tremendamente emotivo lo podéis leer al menos en la crónica que redacté en mi blog.

Desgraciadamente a alguien no le gustó la idea, pues el cartel "OSCAR" no duró más de dos semanas en su sitio. Pero el pasado 25 de septiembre, Rutas Pitufas ofreció una segunda oportunidad para los que no pudieron asistir la primera vez, y volvió a colgar en el mismo sitio un nuevo cartel, esta vez dice "ERTUMBA". Todos deseamos que no sea vandalizado al menos en mucho tiempo.

El cartel "ABANTOS", donde cuelga el de Óscar fue tallado hábil y desinteresadamente en pino de Valsaín por BuruM, amante de las montañas y del ciclismo, instalándolo en el puerto el 11 de noviembre de 2006, y quien cortésmente ha accedido a alojar este homenaje póstumo.

Óscar Menéndez "erTumba" descansa en paz.

Enlace al artículo original | Hardcopy alternativo

Desplazamientos sorprendentes

En MTB Leganés el 22 de abril de 2011

El otro día leía con sorpresa como el club MTB-L asistía a una marcha en un flamante autobús privado. El hecho seguramente por inesperado, me trajo a la memoria el método también sorprendente, pero absolutamente diferente empleado por "el cojo" para sus desplazamientos a los eventos ciclistas.

Vicente Blanco Echevarría apodado "el cojo", nació en Larrabetzu muy cerca de Bilbao en 1884. Su apodo era debido a las lesiones producidas en algunos accidentes sufridos por las precarias condiciones laborales de los inicios del siglo XX. Cojo de las dos piernas y con prácticamente nulos recursos económicos, nadie diría por aquél entonces que podría convertirse en ciclista profesional y acumular el buen número de victorias que consiguió, especialmente en los campeonatos de España de ciclismo en ruta.

El caso es que "el cojo" tenía por costumbre asistir a los eventos ciclistas en bici. Que había una carrera en el País Vasco, pues se iba desde Bilbao al punto de salida y participaba. Que era en Gijón, pues lo mismo. Que era la Vuelta Cataluña, pues antes se recorría las infames carreteras españolas de principios del siglo pasado entre Bilbao y Barcelona en bici. Que era el Tour de Francia, pues se hacía un Bilbao-París antes de la famosa carrera, siendo el primer español que se atrevió a participar en ella cuando corría el año 1910.

Las connotaciones, porqués y otros aspectos de su historia las podemos leer en varios sitios en Internet, cada uno a su aire y yo creo que con algún que otro punto novelado. Si buscamos "vicente blanco el cojo" podemos encontrar por ejemplo este enlace a su peculiar historia o este otro a su palmarés.

Vicente Blanco falleció en Bilbao el 24 de mayo de 1957, cuando curiosamente allí mismo, tan solo hacía 6 días que yo había llegado al mundo.

"Que os vaiga bien"

Enlace al artículo original | Hardcopy alternativo

Bimbimbici 2010

En enbicipormadrid el 19 de marzo de 2010

Navegando por la red me he topado con el interesante evento italiano Bimbimbici. Se trata de una fiesta de la bicicleta exclusiva para menores de 11 años que tiene el propósito de estimular y educar a los más pequeños a utilizar la bicicleta como medio de transporte diario. Se celebra en mayo en decenas de ciudades italianas al mismo tiempo.

Web en italiano / La misma pseudo-traducida

En YouTube hay unos cuantos videos sobre el evento. Este en particular me ha resultado gracioso:

Palermo Bimbimbici 2007

Enlace al artículo original - maquetado por Aalto | Hardcopy alternativo

 
Vértices de la Sierra de Guadarrama visibles desde Arroyo del Fresno
©BikerTB

[Coordenadas: pdf, kml, gpx, wpt] / [mapa]